Noticias

Conozca el nuevo sitio de reclusión de Luis Alfredo Garavito

Muchos conocemos la macabra historia de los asesinatos y violaciones de este personaje, muchos sabemos que fueron al menos 142 niños los que asesinó, aunque se dice que la cifra podría llegar a 194, la verdad es que es algo que solo el confeso asesino sabrá. Garavito nació en Génova, Quindío en 1957, y durante la década del 90 se convirtió en el terror de 11 departamentos del país. Su nombre permanece en la memoria colectiva de un país que aún no supera las macabras escenas que fueron reveladas hace muchos años en el programa del celebre ‘Pirry’ donde mostraron y evidenciaron todos los actos que fracturaron a la sociedad de ese entonces.

Una investigación adelantada por EL TIEMPO dejó entrever que ‘La Bestia’ como fue conocido Garavito se encuentra recluido en el área de sanidad de La Tramacúa ya que debe llevar un riguroso tratamiento debido a la leucemia que padece desde hace ya varios años. Recordemos que este individuo fue capturado el 22 de abril de 1999, el juzgado segundo penal de Florencia, Caquetá, lo condenó a 32 años de prisión, que cumple en la cárcel de máxima seguridad de La Tramacúa, ubicada en Valledupar. Pero, aunque mucho se ha hablado de la reclusión de este confeso violador y asesino, quien no abandonaba su celda ni para tomar el sol, lo cierto es que ya no permanece allí.

Para el 10 de marzo de este año, el criminal tuvo que ser trasladado a un centro médico, cuando presentó cansancio y debilidad. Aunque en principio se creía que era anemia, tras los exámenes le fue diagnosticada leucemia. Se trata de un tipo de cáncer en la sangre que empieza en la médula ósea, el tejido blando que se encuentra en el centro de los huesos. Fuentes de este diario aseguraron que, en la actualidad, el hombre se encuentra estable, aislado por su condición y con supervisión médica. Aunque a mediados de 2020 se habló de la posibilidad de que Garavito pidiera la revisión de su condena, hasta el momento no hay ningún proceso ni concepto jurídico que determine su salida, ni se han hecho solicitudes de este tipo por parte de sus abogados.

Antes de que a Garavito le detectaran su enfermedad, pasaba sus días en un temido pabellón, donde conviven los asesinos y violadores más repudiados de Colombia. El pabellón donde se encontraba este individuo, estaba ubicado en la parte posterior de la cárcel, solo tiene dos pasillos con 20 celdas. La última era la que ocupaba Garavito, y estaba separada del resto por barrotes: una especie de calabozo doble.

En ese entonces, ‘La Bestia’, como se le conoce, ni siquiera salía a tomar el sol, por temor a poner en riesgo su integridad. Permanecía allí tejiendo manillas, aretes y collares, actividades que le sirven para redimir parte de su condena. De hecho, por precaución, Garavito no solía salir a buscar atención médica cuando la necesitaba, sino que el galeno iba a su celda a examinarlo. En casos excepcionales, encerraban a todos los presos antes de conducir a este hombre por los pasillos hasta el puesto de salud de la cárcel de máxima seguridad de Valledupar.

Añadir Comentario

ingrese su mensaje aqui...