Noticias

Presos de Picota denuncian que reciben mala alimentación hace 4 meses

Recibir comida en estado de descomposición, a deshoras y en porciones menores a las establecidas son algunas de las condiciones que, según denuncian internos del patio 4 de la cárcel La Picota, están teniendo que atravesar desde hace cuatro meses. Durante el 2, 3 y 4 de diciembre, varios internos del patio –donde están recluidos algunos excombatientes de las Farc– se habrían ido a huelga de hambre para poner de relieve los problemas con la alimentación.

De acuerdo con uno de los presos, aunque se reunieron con las directivas de la cárcel y el encargado del consorcio y acordaron soluciones prontas, los incumplimientos se han mantenido en las últimas semanas. “La carne no pesa ni 20 gramos. El desayuno llega incompleto, nunca llega la fruta. El almuerzo lo sirven tarde, casi siempre es lo mismo y no llega la sopa, o, cuando llega, es una aguamasa”, contó uno de los internos, y allegó imágenes en las que se corroboran algunos de los elementos que se vienen denunciando.

EL TIEMPO consultó con la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec), entidad que tiene dentro de sus funciones gestionar y operar el suministro de bienes y la prestación de los servicios en los centros de reclusión. Según la respuesta de la Uspec, ya solicitó “planes de mejora frente a los hallazgos como gramaje de los alimentos, calidad de los alimentos de manera que se subsanen y eviten la reincidencia del hallazgo”. La entidad también dijo que se han aplicado descuentos a la negociación con el contratista debido a la contaminación de alimentos e incumplimiento en los gramajes.

Uno de esos descuentos, según estableció este diario, fue aplicado el 2 de diciembre, día en que los internos decidieron iniciar la huelga de hambre por las malas condiciones de la comida.Al día siguiente, de acuerdo con uno de los denunciantes, fue cuando tuvieron una reunión con el subdirector de La Picota, Óscar Bedoya; el encargado del consorcio de alimentación, Juan Carlos de la Hoz, y un consultor de Derechos Humanos.

A pesar de los compromisos, apenas dos días después, el 5 de diciembre, la Uspec volvió a imponer un descuento a la negociación con el contratista por no cumplir con los gramajes de las comidas, lo que demuestra que los incumplimientos se mantuvieron. A raíz de eso, explicó la entidad, “se realiza requerimiento al comitente vendedor para que presente y ejecute el plan de mejora de manera que se subsane el hallazgo”.

De acuerdo con uno de los internos, quien sufre de una enfermedad terminal, “el domingo 6 de diciembre no dieron alimentación a 30 enfermos terminales en todo el día”. Respecto a los tiempos de entrega, la Uspec explicó que se está haciendo una intervención en la cocina más grande de La Picota (donde se preparan 4.000 raciones aproximadamente), lo cual “ha provocado ajustes en los tiempos de entrega”.

De acuerdo con la entidad, las obras se terminarán el 29 de diciembre, con lo que se espera cumplir con los horarios de entrega de las comidas.Pese a esto, los internos exigen que se cumplan los compromisos pactados, pues la situación se ha denunciado desde agosto y aún “no hay soluciones efectivas”.

 FUENTE: EL TIEMPO

Añadir Comentario

ingrese su mensaje aqui...